UEFA EUROPA LEAGUE

El empate contra el Odense imposibilita seguir en Uefa

Muchas adversidades se encontró el equipo de Míchel, la primera y más evidente, el estado climatológico que se vivió en Dinamarca, luego que no sólo se dependía de su partido, sino que también había que contar con lo que ocurriera en Suiza. Pues ni lo uno ni lo otro ayudó.
El cuadro azulón se encontró con un terreno de juego no muy bueno, y con unas inclemencias complicadas para practicar fútbol.  Aún con todo, lo intentaron, lucharon y crearon. Las ocasiones llegaban, pero también por parte del Odense. Pedro Ríos, uno de los más activos de del encuentro conseguía marcar, adelantaba al equipo y con ello presagiaba lo mejor para todos. Seguían y seguían, tanto que Miku contó con el segundo en sus botas, no llegaba, y así se fueron al descanso. Tras la reanudación, el Getafe se encontró con un rival que adelantó filas, que hostigó más a los getafeños, y que al final, y lo peor, in extremis marcaba el empate.
Ustari realizó tres buenas intervenciones que hacía que los daneses no se adelantaran antes, pero finalmente poco pudo hacer en el gol de Andreasen que tras un pase de Utaka, uno de los más destacados por parte del Odense, empataba y con ello se dejaba todo para el último encuentro.
Pero esto antes de que acabará el encuentro en Suiza, porque finalmente el Young Boys dio la vuelta al marcador, y se puso con 4 a 2 a favor, y con ello el Getafe deja su sueño de seguir en Uefa Europa League.

Para esto mejor no ir a Europa

Europa se ha convertido en una tortura para el Getafe. La misma competición que hace tres años le dio prestigio y notoriedad está sirviendo para deteriorar su imagen con partidos como el del Stuttgart, con las gradas del Coliseum casi vacías y el equipo mostrando su peor versión.

Por raro que parezca, el Stuttgart se tomó más en serio el partido. Los alemanes bien podían haber tenido la tentación de sestear pensando en la Bundesliga. El Getafe sabía que se la jugaba a todo o nada. Pero en el campo la intensidad del menos necesitado contrastó con la indolencia del que le iba la vida en ello.

La imagen que simbolizó lo que fue la primera parte se produjo en el primer gol del Stuttgart. Boateng se lo tomó a broma, regaló un balón a Marica y el rumano lo estampó en la red de un Ustari fuera de sitio. No fue lo peor de un Getafe que no tiró a puerta antes del descanso y que, incapaz de tapar el agujero en la banda derecha, se pudo ir goleado al vestuario.

Como el futbolista que debía tirar del carro ante la plaga de lesiones no tenía ganas de jugar, Míchel decidió quitarle en el descanso. Boateng dejó su sitio a Casquero y el arreón del Getafe se notó aunque sólo fuera unos minutos. No fue suficiente.

Este equipo no es ni la sombra de lo que fue. En la semana que Pedro León y Soldado resultaron vitales en Champions para el Madrid y el Valencia, el Getafe volvió a echar de menos algo más de talento en su plantilla. Sin Parejo, poco queda a un equipo al que también le falta carácter. Y sin fútbol ni raza, pasó lo que tenía que pasar.

Paseo alemán
El Stuttgart nunca se pudo imaginar un paseo como el del Coliseum. Sin rival, Gebhart y Harnik terminaron ridiculizando a un Getafe abandonado a su suerte. Sólo el triunfo del Odense ante el Young Boys salvó a los azulones, que ahora deben ganar los dos partidos que quedan para soñar con la machada.

Que la afición ha dado la espalda al Eurogeta es una evidencia. La política de precios de Ángel Torres ha provocado un divorcio con la afición que ha dejado vacío el Coliseum. Sin afición en las gradas, el equipo no se ha tomado en serio la competición que le dio prestigio y encima sólo ha servido para llenar la enfermería y devaluar su imagen. Por eso muchos en Getafe se preguntan: ¿merece la pena estar en Europa para esto?

Míchel:"Nos vamos a clasificar"

Con semblante serio, pero con optimismo, así se mostraba Míchel tras el encuentro. El técnico azulón asumía el mal juego de su equipo, pero a la vez advertía de que este equipo va a conseguir clasificarse a la siguiente eliminatoria.

Siguen sin mostrar su buena cara

Otra vez la cara mala, la imagen a  la que no nos tiene acostumbrados el Getafe, la imagen que no nos gusta a ninguno. Lo decía el entrenador, lo decían los jugadores después del partido, todos coincidían, este no es el Getafe habitual. No obstante, fue el que se vio, y el que hizo que se perdiera contra el Stuttgart. Los alemanes tampoco es que tuvieran mucho, fue un partido medio para ellos, pero un encuentro efectivo, porque a pesar de las intervenciones de Ustari, finalmente el único gol del partido les daba la victoria.
El Getafe no mostró su buena cara en Europa, y complica su situación, una situación que pasa por ganar los tres encuentros que le restan en esta Uefa Europa League. Se echo en falta acercamientos, peligro en el área local, no llegaba el equipo azulón, y cuando lo hacía no transmitía mordiente. Eso hacía que la ansiedad por conseguir algo, motivará en algunos momentos desaciertos y situaciones que complicaba a la zaga getafeña.
Definitivamente este no es el Getafe que gusta, este no es el Getafe al que nos han acostumbrado, y ahora toca cambiar y mostrar ese otro Getafe.

Un Getafe muy párvulo suspende en Europa

Al Getafe se le paró el reloj en Suiza, de donde regresa derrotado por el Young Boys, el peor equipo de los cuatro del grupo. Entre las ausencias y los experimentos, el Getafe fue un esperpento. Faltaban Arizmendi, Manu, Casquero, Rafa y Gavilán, y tampoco ayudó que Míchel dejara en el banquillo a la columna vertebral del equipo: Cata Díaz, Boateng y Parejo. Más que alinear, Míchel experimentó un once. Lleno de jóvenes, repleto de suplentes, el Geta paso de equipo adulto a párvulo.

A los 11 minutos, la realidad golpeó en la cara. Subida por la banda derecha del inglés Sutter, pared en la media luna con pase al hueco a Degen y gol. La jugada se enseña en las escuelas infantiles desde hace medio siglo, pero ayer se la colaron al Getafe en el primer y en el segundo gol, que de nuevo tuvo los mismos protagonistas, pase de Sutter y remate de Degen.

No sirve de excusa que el césped fuese de hierba artificial, algo que casi ni se notaba. No había excusa para ver perdido a Miku en la banda derecha, a Mosquera deambular, a Víctor no enterarse, a Mario y Marcano desbordados... No valen excusas para el partido de ayer, donde el Geta ofreció la peor de sus caras, la bufa.

Sólo dos ocasiones tuvo el equipo de Míchel. La principal, una internada de Colunga, cuyo remate tras regatear al portero lo sacó bajo palos Affolter, y la que dispuso Adrián Sardinero en el 90'. El resto, sopor y detalles de Parejo.

Al Getafe le sacan los colores en Europa

Dos goles de Degen tumbaron a un Eurogeta sin alma y complican mucho las cosas en el grupo puesto que el Young Boys le ha tomado la delantera. Los errores defensivos, la falta de calidad en el medio y la desconexión de los delanteros resultaron claves para explicar una derrota más que merecida.

COLABORADOR OFICIAL

PUBLICIDAD